Professional e-portfolio to comply with requirements
of transparency and university accreditation standards

Blog Académico

Aprender para el ejercicio estético y ético


De nadie aprendemos más que de aquel que hace tambalear nuestros valores


Filósofos, artistas, legisladores y poetas han pasado muchos siglos analizando estos dos conceptos y algunos han llegado a la conclusión que no pueden separarse de la propia formación del ser humano. La educación para apreciar la belleza se dirige a los sentidos y al corazón; desarrolla la conciencia. Nos ayuda a encontrar un bien que nos conmueve, que nos redime y que nos invita a compartirlo con los seres que nos rodean, pero que nos permite también disfrutar la soledad. La estética, como expresa Voltaire, “desencadena lo bueno, rechaza lo contrario y requiere la fuerza del hábito para darle a este una determinación constante y uniforme”. La educación para la ética es también la formación para la búsqueda del bien, para evitar el mal, aunque sea éste  un concepto desacreditado por los abusos de los relativistas culturales.

El desarrollo ético y estético implica una educación para la búsqueda del bien y la justicia, para el respeto a la libertad, no sólo a la nuestra, sino a la de quienes nos rodean.  Para decirlo con un ejemplo de nuestra historia, si quienes sucesivamente incendiaron, atacaron, lanzaron decretos contra ella y finalmente destruyeron la Biblioteca de Alejandría, hubieran sido educados en la ética y la estética, jamás habrían tocado uno de los tesoros mayores que la humanidad sigue añorando.

Y para volver a la historia reciente, si los fanáticos talibanes en Afganistán que destruyeron los Budas de Bamiyan un año antes de terminar el siglo XX hubieran tenido educación ética y estética, hubieran respetado esos extraordinarios seres de piedra, que no sólo constituían un bien cultural en si mismo sino que al mismo tiempo atraían turistas y con ellos trabajo y pan para su propia gente. Ninguno de eso
s exterminadores pensó en la belleza que destruía, ni el bien que ya no podría florecer. Por eso, la estética es la formación de la razón en la Bamiyanpasión por los valores y prácticas de la misma sostenibilidad, tanto del medio físico como del cultural.

Como profesionales de la psicología, conocemos desde hace años que la educación estética, la formación artística, refuerza las habilidades cognitivas, les da esplendor y prepara a las personas para comprender mejor el significado de las emociones humanas. También ayuda a apreciar los valores de su cultura y la riqueza espiritual que proporciona la belleza y la creatividad que sobrepasa todas las fronteras. Esto ha sido objeto de investigaciones recientes dirigidas a observar los cambios positivos en el desarrollo de la inteligencia emocional y en la reducción del etnocentrismo, y por tanto, en el aprendizaje cultural.

Platón trata la estética como una introducción hacia lo bueno, hacia el bien común. La belleza es la dimensión espiritual que inmediatamente amamos por defecto, de forma natural. Por ello, el juicio estético va más allá de las ganancias y de la moral, porque entramos en el mismo significado postmoderno de la calidad de vida. Un significado que va apareado a la belleza y a un Moral Vs. Eticanuevo paradigma que empieza a revolotear en nuestra sociedad: el valor virtual sobre el valor real que da pie a la “economía de lo intangible” sin que ello implique, por supuesto, la desaparición del valor material. En otras palabras, existe un cambio de paradigma en la forma como percibimos las cosas dentro de los esquemas de incertidumbre. Todo ello constituye una crisis epistemológica. La ciencia y la tecnología se mueven también hacia ese pensamiento utópico en donde lo “intangible” contiene otro nivel de realidad cuya existencia puede ser percibida pero no alcanzada. Por ello, el juicio estético al no estar sujeto a ningún modelo o constructo lógico supera y ofrece fuentes de innovación frente al realismo de la ética y el hiperrealismo de la economía convencional.

En síntesis, todo ello refuerza el pensamiento postmoderno de que la ética se basa en la estética y viceversa, en línea con Hegel, Habermas, Schiller o Foucault. La verdad y el bien común son como expresa Hegel hermanos de la belleza. El perfeccionamiento estético conlleva la educación para el respeto a la creación artística e intelectual del ser humano; para eValores y Educacionl respeto a la belleza del planeta, a la biodiversidad, para medir las consecuencias de nuestras acciones sobre la armonía y el equilibrio del universo. La educación para la ética es una educación contra la crueldad, contra la violencia, es un examen de nosotros mismos; es la aceptación de que el corazón humano, nuestro corazón, no es invariablemente bueno, pero podemos trabajar para serlo. Es comprender que la bondad, la búsqueda del bien y la justicia imponen deberes, pero nos hacen vivir una vida más plena.

Enseñar ética y estética es enseñar el respeto a la dignidad del ser humano y de todos los seres vivos, es conciencia ecológica, es colaboración, integridad, respeto por la diversidad, es enseñar que el que no piensa, ni siente, ni percibe como nosotros no es un enemigo y es alguien que puede enseñarnos algo, porque de nadie aprendemos más que de aquel que hace tambalear nuestros valores.


Referencias

Dewey, J. (1934). Art as Experience. Nueva York: Putnam’s and Sons.
Escotet, M.A. (2000). Cultural and Social Foundations of Education: An Interdisciplinary Approach. 
     Needham Heights, Massachusetts: Simon and Schuster.
Foucault, M. (1984). “On the Geneology of Ethics”. En Rainbow (Ed.) Foucault Reader. 
     Nueva York, Pantheon.
Hegel, G.W.F. (1979). Introduction to Aesthetics. Nueva York: Oxford University Press.
Schiller, F. (2004). On the Aesthetic Education of Man. Nueva York: Dover Publications.
Voltaire (2010). Dictionnaire philosophique. París: Éditions Flammarion.
Voltaire (1997). “The Essence of Taste”. En S. Feagin and P. Maynard (Eds.), Aesthetics. Nueva York: 
     Oxford University Press

 ©2017, Miguel Ángel Escotet. Todos los derechos reservados. Se puede reproducir citando la fuente y el autor.

Citas sobre la educación

Mientras vivas, sigue aprendiendo a vivir - Seheca

Subscribir al RSS

RSS

Últimos tweets

 

Tres pasiones, simples pero abrumadoramente fuertes, han gobernado mi vida: el anhelo de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad.

Bertrand Russell

Copyright © 2008-2017 Miguel Ángel Escotet. All Rights Reserved.